Posteado por: Debugger | junio 22, 2008

¿Hacia dónde se dirige la música?

“Voy… por la vereda tropical… la noche plena de inquietud, con su perfume de humedad”. Así cantaba, con gran alegría y nostalgia la señora Norberta Ticas, mujer de 76 años de edad, su canción favorita, y repasaba los movimientos de baile que representaban a su vals de amor. Luego, con una tristeza inesperada, mientras en el radio sonaba una canción actual, junto a un profundo suspiro preguntó: “¿Hacia dónde se dirige la música?”.

Sin duda alguna, las concepciones de la música, sus artistas y temáticas, han ido cambiado de generación en generación. De la misma forma, sus intérpretes, que alguna vez fueron personas cultas y educadas, comprometidas con su labor, poco a poco han ido degradando su imagen, su influencia y mensaje.

“Recuerdo muy bien a todos esos cantantes de música tropical. Recuerdo como no sólo regalaban gran música y emoción a su público, sino también que, a través de su personalidad y presencia, lograban transmitir una tremenda seguridad de sí mismos”, expresa con seriedad Otilio López, vigilante de 60 años. Sin embargo, la opinión de las personas respecto a los artistas actuales varía con respecto a la anterior. Son aspectos como la vestimenta extravagante, la forma de expresión y el poco compromiso con su trabajo los que determinan la poca preferencia e incluso el rechazo a los movimientos musicales y artistas actuales. Tal y como lo manifiesta Nelson Grande: “¿Artistas actuales?, creo que no son mas que un símbolo de desorden y vulgaridad; llevan consigo una severa escasez de personalidad y moralidad”.

Por otra parte, la letra y el mensaje de las canciones también han experimentado grandes diferencias. “Las letras de antes eran reales; estas lograban conceptualizar el amor y otros sentimientos de tal manera que quienes las escuchaban simplemente vivían el mensaje y buscaban hacerlo realidad”. Opina Alirio Ticas de 55 años.
La gente solía vivir identificada con la música y, a través de un vals, un tango, una cumbia o un pegajoso ritmo “Rockanrolero” lograban liberarse del ambiente común y gozar de la alegría y profundidad de las canciones. Tristemente, en contraste con una vívida emoción dentro de las canciones y el respeto por la propia persona y los demás, las letras actuales buscan comunicar antivalores como la violencia y la irresponsabilidad; además, distorsionan el verdadero sentido de la sexualidad y transforman los sentimientos en objetos comerciales y superficiales.

A pesar de los cambios sufridos en los géneros y sus representantes, aun hay quienes todavía viven la música tal y como fue en un principio: Sana y penetrante, alegre y profunda. Y Aunque muchos cambios están por manifestarse, y sea difícil determinar si estos serán buenos o malos, hay que tener en cuenta de que la buena música, es mas que una combinación de ritmos, es una forma de comunicarse, y son factores como sus letras e interpretes, quienes facilitan, determinan y aportan sentido y carisma a esta comunicación y su forma apropiada de vivirla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: